cianfl.png
Rutina familiar y Corona virus.

Por Kids way

 

Hay consenso entre los especialistas que esta etapa, si bien puede ser muy difícil, también representa una tremenda oportunidad de unir a las familias y entregarles a los niños habilidades y valores que les servirán para toda la vida.

Es cierto que la rutina se ve muy afectada, y junto con ello el estado de ánimo. Papá y mamá pueden estar más tensos que de costumbre y los hijos también! Pueden aparecer más pataletas de lo normal, ya que los niños perciben el humor del ambiente y por otro lado, la presencia de los papás en la casa pueden hacerlos más demandantes.

Por eso les dejamos una serie de tips para este periodo. En caso de que los papás estén haciendo tele trabajo, es muy importante turnarse para estas actividades de manera de tener espacio de concentración en sus labores.

Tips para enfrentar el confinamiento durante este periodo:

  • Cuidar el estado de ánimo de los papás: Esto es lo primero y lo más importante. Los adultos al cuidado de los niños deben velar por mantener la calma, el sentido del humor y la resiliencia. Para ello es fundamental que el adulto busque espacios de meditación, para realizar un poco de actividad física y no se sature de información que lo mantenga preocupado.

  • Ordenar las rutinas: Esto es muy importante ya que las rutinas le dan al niño seguridad frente a un escenario que hoy es muy inseguro. El orden en la casa le dará más estructura, paz mental y lo ayudará a estar más calmado. Podemos aprovechar de realizar las actividades que el jardín infantil o sala cuna están enviando. En el caso de Kids Way, hemos hecho llegar materiales y todos los días entregamos actividades para estimular a los niños y bebés y potenciar su desarrollo cognitivo, sensorial y motriz.

 Los pediatras y psiquiatras infantiles recomiendan dividir el día en bloques por ejemplo:

MAÑANA

  • A las 9. Levantarse, vestirse, lavarse y peinarse. Podemos aprovechar de perfeccionar sus habilidades. Luego, desayunar con ellos y enseñarles el buen uso de los cubiertos, como tomar la taza.

  • Sigamos con cepillado de dientes y una tarea doméstica. Los niños pequeños pueden aprender a doblar toallas, calcetines, limpiar alguna mesa. En caso de que sean bebés puede acompañar a los papás en esta tarea, en su cochecito o en el porta bebé.

  • Media mañana: Una tarea escolar o pre escolar como pintar o agrupar elementos por color o tamaño. En caso de que sean bebés, juego y actividades dirigidas (bloques, estimulación para el gateo, estimulación visual).

TARDE

  • Almuerzo: Es una instancia ideal para enseñar a los pequeños sobre la nutrición. Recordemos que una dieta balanceada  ayuda al sistema inmunológico, así que fortalezcamos sus defensas con una dieta balanceada.

  • Tiempo de conexión. Si bien para los niños menores de 2 años están desaconsejadas las pantallas, podemos usar el teléfono para comunicarnos con los abuelos, o personas queridas. Los niños pre escolares podrían tener un meeting con algún amiguito o amiguita.

  • Cocina: A media tarde podemos aprovechar para cocinar con los más pequeños y promover la estimulación de los sentidos (vista, olfato), la motricidad fina y la paciencia. Hacer pan, cocadas, sazonar algún guiso con orégano o queso rallado, son actividades que además de potenciar su desarrollo, les fomentan valores como la paciencia, el trabajo en equipo y el sentido de logro.

MERIENDA

  • Actividad física y juego: Fomentemos su motricidad gruesa. Ya entrada la tarde, podemos intentar hacer gimnasia con ellos… Sí, claro.. para muchos esta tarea es casi imposible. Pero en youtube hay muchos videos con actividades como kanga training, para hacer con los bebés en el fular, o bien con niños pequeños. Y si no es posible concentrar a los más chiquititos, entonces juguemos a las escondidas, al pillarse, a la lucha cuerpo a cuerpo, a saltar sobre un pie y luego sobre el otro, a tocar el suelo y saltar al cielo. Si lo hacemos junto con ellos, todos nos llenaremos de serotonina muy importante para mantener el estado de ánimo.

Aprovechemos además de realizar juegos de roles,: comerciante, doctor, piloto, para echar a volar su imaginación y creatividad, además del apego con sus papis y amor entre hermanos.

ANOCHECER

  • Ordenar, baño y cena: O cena y baño… da lo mismo el orden. La idea es que este momento sea el de mayor calma, orden y le indique al niño que el día está llegando a su fin y que debemos descansar. Podemos usar una canción que anuncie que es momento de ordenar. Enseñémosle a poner sus juguetes en la caja, sus muñecos en el estante. Recordemos que los niños son concretos y requieren que les mostremos cómo hacerlo y estar con ellos. Al final de la tarea hagamos refuerzo positivo. Ves qué bien quedó!! Eres la más ordenada del mundo!! Luego a lavarse las manitos, comer y bañarse.

  • Reflexión y cuento. Una vez en la cama, aprovechemos de contarles un poco cómo va el mundo. Preguntémosle si tienen alguna duda, y cómo se sienten. Esto es muy importante. Preguntarle al niño cómo se siente y en qué parte del cuerpo lo siente. Hay pequeños que aún no son capaces de expresar sus sentimientos, así que podemos animarlos contándoles nosotros cómo nos sentimos: “A veces esto de no poder salir me da un poco de rabia, y la rabia la siento en el estómago, entonces ahí salto mucho o respiro 10 veces de esta manera (le mostramos cómo) para que se vaya y luego me siento más tranquila”.

  • El cuento será la conclusión de esta jornada y le permitirá al niño enfocarse en otra cosa.

Estas actividades son sugerencias que cada familia puede adaptar de acuerdo a sus necesidades. Lo importante es tener una rutina que nos permita llevar el confinamiento con calma, optimismo y aprovechando de cultivar valores que les quedarán por el resto de su vida.

Te invitamos a descargar AQUÍ una ficha que te servirá para organizar tus rutinas en el día a día.

Contactanos !